Lell, al juzgado a declarar