El Barça puede dormir líder si vence a un Málaga rocoso