Córdoba y Granada no levantan cabeza