El Barça y Messi dejan escapar la sentencia