Manolo Jiménez, hundido por el descenso