Martino no cree en la “mano negra”