El Barcelona no se fía y busca apuntalar el título de campeón