El Real Madrid, obligado a ganar y esperar un mal resultado del Barça para ganar la Liga