Un Levante descendido, nuevo reto del Atlético