El Madrid llega al aeropuerto de Barcelona entre pitos y aplausos