James podría estar de vuelta en seis semanas