La Real Sociedad saca los últimos pañuelos de Mestalla