La Sampdoria se lleva un Gamper descafeinado