Los de Emery vuelven al trabajo