Un mal arranque de partido condena a un apático Sevilla