Alegría desbordada en Gijón tras el sufrido ascenso del Sporting