Un partido de fútbol en Tailandia acaba con una agresión a todos los árbitros