El Tottenham la pifia en su visita al West Ham y brinda la liga al Chelsea