Vicente Del Bosque, el tranquilo gestor de la campeona