El Barça multiplica su oferta por Neymar y el PSG empieza a cansarse