El Barcelona certifica el descenso del Espanyol y mete presión al Madrid