El cabreo de Luis Suárez con las formas del Barça: una llamada de 60 segundos de Koeman