Zidane no corre peligro en la semana clave del Madrid y cuenta con la confianza del vestuario y de Florentino