¿Qué será ahora de ellos? La marcha de Zidan les ha dejado en la cuerda floja