Inui lo da todo: no hay novatada que pueda con el japonés