Un inesperado jugador número veintitrés en Georgia