¡MagIsco! El caño brutal que enloqueció a la grada de La Rosaleda