El Liverpool no tira la toalla pese a las bajas de Salah y Firmino