La llegada de Kalinic al Atlético acaba con la salida de Gameiro al Valencia