Simpático, partidario del VAR y con psicólogo de cabecera: así llega Luis Enrique a la selección