Los guiñoles franceses señalan en sus sátiras a Contador