(Análisis) El taekwondo y el reto de igualar o mejorar Londres