La Asociación Europea no quiere dañar "la reputación y legado" de los atletas revisando los records