España pasa a la final de la Liga Mundial tras vencer a Italia en los penaltis