¿Es la envidia lo que ha llevado a los guiñoles franceses a burlarse de los atletas españoles?