La huelga de la policía civil modifica la seguridad de las delegaciones olímpicas en Brasilia