El bronce olímpico aterriza en España