Irreconocible: Mourinho se muerde la lengua para evitar más polémica