El campeón del Mundial de Clubes, en casa