El póker de Cristiano certifica el gran estado de forma del portugués