El estadio, mover partidos, jornada entre semana... la final de la Copa del Rey llega con la polémica habitual