Overbooking en la portería blanca: Lunin, el último en llegar