El presidente del Levante consuela a un Málaga hundido tras convertirse en equipo de Segunda