Sergio Ramos deja de ser intocable en el Real Madrid: la grada la toma con él