Rubi, en la cuerda floja, tras el empate del Betis ante el Granada