Salvo debacle en Balaídos, Solari seguirá siendo entrenador del Real Madrid