Suerte dispar para dos de los recién ascendidos: el Rayo pincha y el Huesca gana a domicilio