Nadal impone su ley y se proclama campeón del US Open