El nombre de Thiago suena con fuerza en las oficinas del Real Madrid