El tridente más temido de Europa visitará el Bernabéu en octavos de la Champions